ADD THE SLIDER CODE HERE

Entradas

lunes, 21 de agosto de 2017

// //
Queridos hermanos y hermanas:

Hoy reflexionamos sobre el perdón como motor de nuestra esperanza. Jesús en el Evangelio, con un corazón misericordioso, se conmueve ante el dolor de los que sufren y sale al encuentro de los pecadores.

La cercanía del Señor hacia los descartados, especialmente hacia los pecadores, recibió las críticas de sus coetáneos, que lo tacharon de blasfemo por arrogarse el poder de perdonar pecados. Ante esta incomprensión, el Hijo de Dios murió en la cruz para perdonar nuestras faltas y para que podamos ser auténticamente libres.

La Iglesia no se formó por hombres intachables, sino por personas que pudieron experimentar el perdón de Dios. Pedro aprendió más de sí mismo cuando cayó en la cuenta, al cantar el gallo, de lo que había renegado a su maestro, que cuando se mostraba superior a los demás con sus ímpetus y formas espontáneas. También Mateo, Zaqueo y la Samaritana, pese a sus fallos, sus pecados, recibieron del Señor la esperanza de una nueva vida al servicio del prójimo.

Hermanos, todos estamos necesitados de la misericordia de Dios, una fuerza que nos transforma y nos devuelve cada día la esperanza.

*****
Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular los grupos provenientes de España y Latinoamérica. Veo que hay españoles, que hay panameños, mexicanos, chilenos, colombianos. ¡Cuántos latinoamericanos hay hoy! Los exhorto a ser testigos de ese amor en medio de los hermanos y anunciadores de la misericordia que el Señor no niega a nadie. Que Dios los bendiga y bendiga a sus naciones. Palabra del Papa Francisco en la Audiencia del 9 de agosto.
Ciudad del Vaticano, 9 de Agosto de 2017.

domingo, 20 de agosto de 2017

// //
 También aquella mujer cananea que iba gritando tras el Señor, ¡cómo gritó! Su hija sufría un demonio; estaba poseída por el diablo, pues la carne no está de acuerdo con la mente. Si ella gritó tan intensamente por su hija, ¡cuál debe ser nuestro grito en favor de nuestra carne y nuestra alma! Pues veis lo que consiguió con su gritar. En un primer momento fue despreciada, pues era cananea, un pueblo malo que adoraba los ídolos. El Señor Jesucristo, en cambio, caminaba por Judea, tierra de los patriarcas y de la Virgen María, que dio a luz a Cristo: era el único pueblo que adoraba al verdadero Dios y no a los ídolos. Así, pues, cuando le interpeló no sé qué mujer cananea, no quiso escucharla. No le hacía caso precisamente porque sabía lo que le tenía reservado: no para negarle el beneficio, sino para que lo consiguiera ella con su perseverancia. Le dijeron, pues, sus discípulos: «Señor, despáchala ya, dale una respuesta; estás viendo que viene gritando detrás de nosotros (Cf Mt 15,23) y nos está cansando». Y él replicó a sus discípulos: No he sido enviado más que a las ovejas de la casa de Israel que se han perdido (Mt 15,24). He sido enviado al pueblo judío para buscar las ovejas que se habían extraviado. Había otras ovejas en otros pueblos, pero Cristo no había venido para ellas, porque no creyeron por la presencia de Cristo, sino que creyeron a su Evangelio. Por eso dijo: No he sido enviado más que a las ovejas; por eso también eligió personalmente a los apóstoles. De esas mismas ovejas era Natanael, de quien dijo: He aquí un israelita en quien no hay engaño (Jn 1,47). De esas mismas ovejas procedía la gran muchedumbre que llevaba ramos delante del asno que llevaba al Señor y decía: Bendito el que viene en el nombre del Señor (Mt 21,9). Aquellas ovejas de la casa de Israel se habían extraviado y habían reconocido al pastor que estaba presente y habían creído en Cristo a quien veían. Por lo tanto, cuando no atendía a aquella mujer, la dejaba para más tarde como oveja de la gentilidad. A pesar de haber oído lo que el Señor dijo a sus discípulos, ella perseveró gritando, y no se alejó. Y el Señor, dirigiéndose a ella, le dice: No está bien quitar el pan a los hijos y echárselo a los perros (Mt 15,26). La hizo perro, ¿por qué? Porque pertenecía a los gentiles, quienes adoraban los ídolos; pues los perros lamen las piedras. No está bien quitar el pan a los hijos y echárselo a los perros. Pero ella no dijo: «Señor, no me hagas perro, porque no lo soy», sino más bien: «Dices la verdad, Señor, soy un perro.» Mereció el beneficio por reconocer la verdad del insulto: pues donde se halló en dificultad la iniquidad, allí fue coronada la humildad. Así es, Señor, dices la verdad; pero también los perros comen las migajas que caen de la mesa de sus señores (Mt 15,27). Y entonces el Señor: ¡Oh mujer!, grande es tu fe; hágase según tú deseas (Mt 15,28). Poco ha perro, ahora mujer; ladrando se ha transformado. Deseaba las migajas que caían de la mesa, e inmediatamente se encontró sentada a la mesa. En efecto, cuando le dice: Grande es tu fe, ya la había contado entre aquellos cuyo pan no quería echar a los perros.
S 154 A, 5

sábado, 19 de agosto de 2017

// //
Nace en Alfaro (La Rioja-España) el 9 de abril de1848. En 1865 profesa en la Orden de Agustinos Recoletos en Monteagudo (Navarra). Ordenado sacerdote en 1871 en Manila, trabaja durante 15 años como misionero en Filipinas. Prior de Monteagudo en 1885, en 1888 parte para Colombia donde restaura la Orden de Agustinos Recoletos y reactiva sus antiguas misiones. Nombrado Vicario Apostólico de Casanare (1893) y Obispo de Pasto (1895), fue modelo de pastores por su fidelidad a la Iglesia y por su celo apostólico. 

En 1906 vuelve enfermo a España y muere a consecuencia de un cáncer el 19 de agosto del mismo año en el convento de Monteagudo. Se atribuyen a su intercesión innumerables curaciones, sobre todo de cáncer. Beatificado el 1 de noviembre de 1975 y canonizado el 11 de octubre de 1992 en Santo Domingo con ocasión del V Centenario de la Evangelización de América.


ORACION
Te damos gracias, Padre y Señor nuestro, porque has querido darnos en S. Ezequiel Moreno un acabado modelo de fidelidad al Evangelio, un perfecto y ardiente operario de su viña y un Pastor según el Corazón de tu Hijo. Te pedimos, por su intercesión, nos concedas vivir con alegría nuestro testimonio cristiano e imitar, sobre todo, su ardiente amor a Ti y su plena disponibilidad al servicio de la Iglesia y de los hombres. Amén.

viernes, 18 de agosto de 2017

// //
MÁXIMAS, SENTENCIAS Y SOLILOQUIOS

Obligación de entregarse a Dios

"Como quiera que no hemos de ser eternos en este mundo, procuremos  estar siempre dispuestos para recibir con cristiana resignación todas las disposiciones de Dios Nuestro Señor, considerando que Él como Padre amoroso hará siempre lo más conveniente para la eterna salud de nuestras almas, si nosoros  sabemos aprovecharnos de sus disposiciones divinas y siempre sabias y justas" (Carta II, p. 21).

"Es gracia de Dios grandísima permitir que fuera de Él no encontremos sino amarguras, y que nuestras afecciones a cosas que  no son Dios se vuelvan contra nosotros y sean fuente abundante de disgustos, ya que fueron manantial de infidelidades y de culpas", (Carta, II, p.220).

De la Oración

"Cuando un criado trabaja en presencia de su amo, por muy indolente que sea, se esfuerza en hacer todo lo posible... Pues bien, lo  mismo sucede al cristiano que piensa con frecuencia en la presencia
de Dios". (Sermón 48).

"Oremos, porque las circunstancias lo exigen y piden a gritos. En medio de esa agitación y vaivén continudos que no dejan a nuestro espíritu punto de reposo, es dulce pensar que hay algo eterno, inmutable y superior a todas las vicisitudes." (Sermón 96).

"Dios nos quiere salvar y nos salvará, pidiéndole  nosotros la salvación de un modo sincero y humilde y con plena confianza en su misericordia". (Carta II, p. 226).

"Nuestros suspiros hallan con el divino Corazón mejor que las alegrías" (Carta II, p.247)-


jueves, 17 de agosto de 2017

// //
MÁXIMAS, SENTENCIAS Y SOLILOQUIOS

De la Sagrada Eucaristía
 "La Comunión es vida, y es todo, en especial para los que todo lo hemos dejado para servir a Dios" (Carta, II, p. 212)

" Que encuentre nuestro buen Jesús en  nuestros corazones una morada donde reine en abosoluto,y esté contento y satisfecho por lo mismo que no tiene rival y que está solito en él". /Carta 433)

"Pienso en estos días, más que en otros,la pena tan grande que ha de causar el no haberse aprovechado de tantos medios de santificación como tenemos a la mano, y, sobre todo, el no haber pasado la vida en Jesús Sacramentado, en cuanto es dable  pasarla". (Carta 447)

"Gran cosa es ser amigo del Santísimo, pero mejor coa es hacerse apóstol; esto es, darse a la tarea de procurarle cada día nuevos y fieles amigos". (Sermón 6) 

miércoles, 16 de agosto de 2017

// //
EN LA GLORIA DE BERNINI

    Reza Ezequiel. Sentir tanta ternura
del Señor en el alma
ya es ternura. Contempla
claridad, siente gozoso
todo su ser en plenitud de imagen.

Reza Ezequiel Moreno, taja nubes,
próxima visión de Dios
no hiere.
Se enciende su silueta
sobre un rumor de espigas.

Más en alto
la gloria de Bernini lo refleja.
Quedan atrás los límites serenos
del ciprés, Señor, mi lengua canta:
reza Ezequiel Moreno de rodillas,
la paz del más allá su ser inflama;
entiende
que en fervores
su ser encumbra
y asciende.

P. Esteban Peña, OAR.
   (Recortes 2. 1991)
// //
MÁXIMAS, SENTENCIAS Y SOLILOQUIOS

Del amor de Dios 

"Se  piensa en lo que se ama, La madre, en sus hijos; la esposa, en su esposo; el comerciante, en sus negocios; el hombre de estudios, en sus papeles; nosotros debemos pensar en Jesús.  Sí, en Jesús debemos pensar, y con Él estar y vivir. 

En nosotros reside, nos acompaña a todas partes y mira con cariño nuestras más pequeñas obras. ¡Y cuánto goza cuando las hacemos por Él y para Él!" (Carta, II, p.281).

" Cuando Jesús está al lado, Él se hace cargo de todo: de los quehaceres que nos agobian, de nuestras penas, de nuestras dificultades, y Él procura el remedio. Andando con Él y viviendo con Él, habla continuamente al corazón". (Carta II, p. 283).